viernes, julio 19

Detenido un hombre tras el suicidio de su expareja por haber quebrantado una orden de alejamiento | Sociedad

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 28 años en Valladolid después de que su expareja muriera al arrojarse por la ventana de su domicilio este miércoles por la noche. Sobre el varón constaban denuncias previas por violencia de género y en sus declaraciones ante los agentes reconoció haber pasado la tarde junto a su exnovia, pese a que pesaba sobre él pesaba una orden de alejamiento. La fallecida tenía 31 años y un hijo de 10. El arrestado no se encontraba en la vivienda familiar en el momento de los hechos. Ella fue trasladada al hospital, donde falleció posteriormente. El hombre ha quedado en libertad provisional tras haber prestado declaración, según fuentes policiales.

El Norte de Castilla ha informado, citando el atestado policial, de que ambas personas se habían encontrado el día del fallecimiento de la mujer. Ella tenía nacionalidad dominicana, mientras que el detenido cuenta con pasaporte español, aunque procede de ese mismo país. El aviso llegó hacia las once y media de la noche e indicaba que la mujer se había arrojado desde una ventana de su tercer piso. Al personarse los policías e iniciar las primeras pesquisas se produjo el arresto del hombre, de iniciales G. C. L., acusado de haber quebrantado la orden de alejamiento que pesaba sobre él por episodios previos de violencia sobre su expareja.

La macroencuesta de Violencia contra la Mujer de 2019, que realizó en España el Ministerio de Igualdad, estimó que las mujeres con pensamientos suicidas ascendía a un 25,5% en el caso de víctimas de violencia física o sexual por parte de alguna pareja a lo largo de su vida, mucho más que el 4,7% entre quienes no las han sufrido. El departamento que dirige en funciones Irene Montero y la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género aún no se han pronunciado sobre este caso. En lo que va de año, 48 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas, solo una menos que en todo 2022. Desde que arrancó la estadística oficial, en 2003, son 1.232 mujeres.

Los agentes de Valladolid averiguaron que la madre y su hijo habían pasado la tarde del miércoles en un bar donde trabajaba una amiga de la fallecida. Allí, mientras el menor hacía los deberes, se personó el detenido pese al alejamiento judicial y le entregó un dinero en efectivo antes de abonar las consumiciones y marcharse. Después, cuando ella y el niño volvían a su casa, el varón los alcanzó y acompañó hasta su vivienda, produciéndose una discusión durante el trayecto y una pelea en el domicilio, donde ambos se agarraron y él la empujó antes de marcharse. La mujer, mientras forcejeaban, pidió a su hijo que llamara a su amiga y que esta alertara al 112, lo cual sucedió así y a las nueve y media de la noche la patrulla acudió al lugar de los hechos, donde comprobaron que el hombre se había ido y que la víctima rechazaba la ayuda policial y desmentía esa trifulca previa. Al rato llegaron al piso la madre, un hermano y un primo de la víctima, que según el atestado policial estaba “muy alterada y enfadada”. Estos familiares se encontraban en la vivienda cuando la fallecida se arrojó al exterior. Una vez la Policía investigaba en ese hogar, el hermano de la víctima recibió una llamada de la expareja y los agentes instaron al varón a personarse allí. Al poco, cuando apareció, reconoció haber visto a la mujer durante la tarde y fue detenido por vulnerar la orden de alejamiento,

El teléfono 016 atiende a las víctimas de violencia machista, a sus familias y a su entorno las 24 horas del día, todos los días del año, en 53 idiomas diferentes. El número no queda registrado en la factura telefónica, pero hay que borrar la llamada del dispositivo. También se puede contactar a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y por WhatsApp en el número 600 000 016. Los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10. Si es una situación de emergencia, se puede llamar al 112 o a los teléfonos de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062). Y en caso de no poder llamar, se puede recurrir a la aplicación ALERTCOPS, desde la que se envía una señal de alerta a la Policía con geolocalización.

Las personas con conductas suicidas y sus familiares pueden llamar al 024, una línea de atención del Ministerio de Sanidad. También pueden dirigirse al Teléfono de la Esperanza (717 003 717), dedicado a la prevención de este problema. En casos que afecten a menores, la Fundación Anar dispone del teléfono 900 20 20 10 y del chat de la página https://www.anar.org/ de Ayuda a Niños/as y Adolescentes.