sábado, mayo 18

Jon Rahm conoce el camino en el Open de España | Deportes

El triple campeón conoce el camino. Jon Rahm ha cerrado este jueves la primera jornada del Open de España, en el Club de Campo Villa de Madrid, en el pelotón de cabeza. El vencedor en tres de las cuatro últimas ediciones que se han disputado del campeonato nacional (2018, 2019 y 2022) ha entregado una tarjeta de 67 golpes, cuatro bajo el par, a dos de los primeros líderes, el francés Mike Lorenzo-Vera y el inglés Eddie Pepperell, ambos con -6, y a uno de la gran sorpresa de la ronda, Víctor García Broto, barcelonés de 26 años que firmó un 66 después de clasificarse para la cita en la previa del Centro Nacional. García Broto, que marcha con Eduardo de la Riva, con mejor palmarés que él, como su caddie, enlazó cuatro birdies entre el 13 y el 16, pero un doble bogey en el 17 rebajó una estupenda vuelta de golf.

Broto no recuerda haber jugado antes frente a “más de 40 personas”, y este jueves eran miles las que acudieron en el día festivo al Club de Campo. Sobre todo debido al imán de Jon Rahm, en el foco de todos los aficionados. De ahí el pequeño cuerpo de seguridad que blinda al golfista vasco a cada paso que da por el campo, dentro y fuera de las cuerdas.

Víctor García Broto, este jueves en el Open de España.ALVARO DIAZ (ACCIONA OPEN DE ESPAÑA 2023)

Rahm enlazó un par tras otro sin muchos sudores en el amanecer de una vuelta que empezó en el hoyo 10. En las cuatro primeras paradas tuvo opción de birdie y en las cuatro se escapó por unos pequeños desajustes con el putt. Cazó el primero en el par cinco del 14, cuando incluso opositó para el eagle, y enlazó otro birdie en el 15 con un dardo a bandera. El juego desde la salida hasta el green, pasando por la calle, era de sobresaliente, pero le faltaba rematar en la distancia más corta. Así se dejó el putt para descontar otro golpe en el 17, y una corbata le hizo la burla en el 18 en el único bogey del día. El campeón defensor cerró los primeros nueve hoyos con -1, un resultado peor del que había merecido un juego sin grietas.

El ganador este curso del Masters de Augusta y de la Ryder Cup sacó a pasear su carácter cuando mandó el segundo golpe en el par cinco del 4 al búnker, pero escapó de la trampa y un putt largo convertido le devolvió la sonrisa. Escaló aún más con otro birdie en el 6, impulsado por un pepinazo desde la salida, y otro de rigor en el par cinco del 7. El broche fue un golpe de artista en el 8 desde el collar del green, en una posición forzada, para mandar la bola a un ligero desnivel y rozar el bingo. La hincha se rindió al genio.

“El balance es muy bueno, ha sido un gran día de golf. Lástima que los putts del principio no hayan entrado. He jugado muy bien, muy cómodo. Si puedo jugar así de tee a green tendré buenas opciones. Es un campo en el que si le pego bien al drive voy a estar arriba”, analizó su estreno Rahm, entregado a la gran cantidad de espectadores. “No me esperaba que viniera tanta gente. Es todo un honor jugar ante este público y que vengan a verme a mí un día como hoy. Cada año hay más niños… Que tengan ese sueño de ser golfistas es increíble. Uno de mis objetivos es que el golf esté a un nivel más alto que cuando empecé”, completó Rahm.

Resultados de la primera jornada del Acciona Open de España.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *