lunes, mayo 20

Jude Bellingham, unas tres semanas de baja | Fútbol | Deportes

Suma y sigue en la enfermería del Madrid. Jude Bellingham sufre un esguince de alto grado en el tobillo izquierdo, según informó este domingo el club, y las previsiones médicas apuntan a que el inglés no estaría disponible hasta el partido de vuelta de octavos de Champions contra el Leipzig, el día 6 de marzo. En medio, el equipo blanco tiene cuatro encuentros: la ida en Alemania (martes), Rayo en Vallecas (18 de febrero), Sevilla en casa (25) y Valencia en Mestalla (2 de marzo).

La baja del inglés se suma para el próximo duelo europeo a la de Antonio Rüdiger, que sufre una lesión en el vasto lateral del muslo izquierdo y se calcula que estará fuera de los terrenos de juego unas dos semanas. Por contra, Carlo Ancelotti sí espera recuperar a Nacho, que este domingo se ejercitó con normalidad tras haberse quedado fuera del encuentro contra el Girona por una sobrecarga. Él debería formar el eje de la zaga junto al pivote Tchouameni, recurso en la emergencia ante las ausencias del alemán, Militão y Alaba (estos dos últimos, por sendas roturas de cruzado).

Bellingham, autor de un doblete frente al conjunto de Míchel, se retiró en el minuto 57 muy dolorido del tobillo izquierdo después de dos torceduras, una en cada parte. Ancelotti informó en rueda de prensa que sufría un esguince, aunque no cerró la puerta a su participación en Leipzig. Sin embargo, este domingo se supo que la baja se extenderá durante unas tres semanas. Y pudo ser peor, según el club, ya que estuvo cerca de tener una lesión más grave, similar a la de Vinicius en 2019 contra el Ajax, una rotura de ligamentos del tobillo derecho que le tuvo fuera dos meses.

Se trata del segundo percance físico esta temporada del pichichi de la Liga (16 tantos; 20 en el total del curso) después del problema en el hombro izquierdo de principios de noviembre. Una mala caída ante el Rayo en el Bernabéu, choque que llegó a completar, le llevó a perderse los dos siguientes compromisos (Braga y Valencia, ambos en casa y resueltos con cómodas victorias). Su sustituto aquellos días fue Brahim Díaz, al alza desde entonces tras un arranque de curso a la sombra y sin apenas oportunidades. Los otros tres partidos del año sin Bellingham, el Madrid también los ganó (dos ante Las Palmas y contra la Arandina en Copa).

La caída de Bellingham ahonda en la sucesión de desgracias físicas del Madrid esta campaña, con tres roturas de cruzado (Courtois, Alaba y Militão), y la coincidencia de perder este sábado ante el Girona a los dos únicos centrales sanos que le han quedado en la plantilla (Rüdiger y Nacho) tras los percances de Alaba y Militão y no acudir al mercado de invierno. La ida de los octavos de la Liga de Campeones, la clásica frontera europea de los blancos cada temporada, la afronta sin su máximo goleador y con solo un central sano (Nacho). Un cuadro médico que ha obligado a exprimir al equipo y que contrasta con la salud deportiva de un conjunto que este sábado firmó su mejor actuación del curso frente al Girona (4-0).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *