domingo, mayo 26

La Eurocámara aprueba la primera gran ley contra la violencia machista | Sociedad

En el maratón de aprobación de leyes en el que se ha convertido el último plenario del Parlamento Europeo antes de su disolución de cara a las elecciones europeas de junio, los eurodiputados han dado esta semana grandes pasos en Estrasburgo para la protección de las mujeres en territorio de la Unión Europea. La Eurocámara ha validado este miércoles por amplia mayoría la primera gran ley europea contra la violencia machista, un día después de dar el visto bueno a la reforma de la directiva europea contra la trata de personas, que ahora incluirá el matrimonio forzado, la explotación de mujeres para la práctica de los vientres de alquiler y la adopción ilegal como nuevos tipos penales.

Durante las tensas negociaciones —impulsadas durante la presidencia española del Consejo de la UE el semestre pasado— para sacar adelante la directiva contra la violencia machista, los eurodiputados no lograron derribar el muro de algunos Estados, especialmente de Alemania y Francia, para incluir una definición de la violación basada en el consentimiento. Pese a que esa cuestión ha quedado fuera, el pleno irrumpió este miércoles en aplausos y suspiros de alivio al aprobar, con una amplísima mayoría (522 votos a favor, frente a solo 27 en contra y 72 abstenciones), el acuerdo provisional alcanzado con el Consejo a comienzos de año y dar así el visto bueno definitivo a la directiva que busca combatir la violencia machista y proteger mejor a las mujeres.

La normativa criminaliza prácticas como la mutilación genital femenina o el matrimonio forzado y proporcionará una mejor asistencia a las víctimas y medidas para prevenir las violaciones. Además, refuerza la lucha contra el ciberacoso, particularmente enconado contra las mujeres, al prohibir prácticas como la divulgación de información privada en internet sin consentimiento, al pasar a ser considerada “exhibicionismo cibernético”.

Una característica de esta directiva ha sido su transversalidad: en una Eurocámara profundamente polarizada, sobre todo ante la inminencia de las elecciones europeas, esta ley, que entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE y que los Estados tendrán tres años para aplicar, ha logrado un amplio apoyo de todos los grandes partidos políticos (todos los eurodiputados españoles, salvo Vox, la han apoyado). Así se ha reflejado también en la votación y en la celebración de su holgada aprobación.

Es un “primer paso histórico en el refuerzo de los derechos de las mujeres, que marca el camino hacia un futuro donde todas las mujeres pueden vivir sin miedo ni opresión. Es una victoria para la justicia y la igualdad en la Unión Europea”, ha celebrado una de las ponentes de la directiva, la socialdemócrata sueca Evin Incir. En términos similares se ha pronunciado otra de las ponentes, la conservadora irlandesa Frances Fitzgerald: “El Parlamento ha dado los primeros pasos para convertir a Europa en el primer continente en acabar con la violencia contra las mujeres”, ha subrayado.

La normativa pone un “broche de oro” en materia de lucha por los derechos de las mujeres a una legislatura que también ha visto cómo la Comisión Europea ratificaba —hace un año y después de más de una década desde que se firmó, en 2011— el Convenio de Estambul sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, como ha subrayado también la presidenta del grupo de Socialistas y Demócratas (S&D), Iratxe García. A la par, sin embargo, la socialista española ha subrayado que “la lucha continúa” y quedará a manos de la próxima Eurocámara, a pesar de la amenaza de un refuerzo de la extrema derecha que podría dificultar los avances en materia de derechos de la mujer. “Es fundamental que se incluya la violación como delito de violencia contra las mujeres y vamos a trabajar en ello”, se ha comprometido García.

La directiva contra la violencia machista ha tenido luz verde un día después de que los eurodiputados también aprobaran por abrumadora mayoría (563 votos a favor, 7 en contra y 17 abstenciones) la ampliación de las medidas en vigor para combatir el tráfico de personas y mejorar el apoyo a las víctimas de este delito. Con esta reforma, se busca extender la acción europea más allá de la explotación laboral y sexual, para lo que pasa a considerar como delitos a nivel de la UE el matrimonio forzoso, la adopción ilegal y la explotación de mujeres para su uso como vientres de alquiler. Para ello, se sancionará a quienes “coaccionen o engañen a las mujeres que deciden actuar como madres sustitutas”, es decir, como vientres de alquiler. Otra de las reformas prevé que los niños internados en instituciones y que sean reclutados por grupos criminales para cometer actividades delictivas serán considerados como grupos vulnerables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *