martes, mayo 21

Llega la ley de bienestar animal: no podrá dejar a su perro atado en un supermercado y tendrá que esterilizar a su gato | Clima y Medio Ambiente

La Ley de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales, aprobada con una gran polémica en marzo, entra en vigor el viernes a medio gas, ya que el Gobierno en funciones no puede aprobar un reglamento en forma de decreto que desarrollará aspectos básicos de la norma. Ese reglamento es imprescindible para futuras obligaciones que todavía no pueden aplicarse, como el seguro de responsabilidad civil para perros, el curso para todos los dueños de mascotas —no solo canes—, o el registro de todos los animales —también pájaros y roedores—. Entre las novedades que sí se aplican ya desde este viernes están la obligación de esterilizar a todos los gatos —salvo los de criadores—, el sacrificio cero de mascotas en refugios de animales y sanciones por dejar a un perro atado y sin supervisión en un supermercado, en un balcón o dentro de un coche vacío. Los casos más graves de maltrato ya estaban cubiertos por el Código Penal —modificado en marzo—, pero ahora se podrán castigar otras irresponsabilidades. Los perros de caza y los de uso profesional quedan fuera de la ley.

Prohibido dejar a un perro en la puerta el súper

La ley prohíbe mantener a los animales “atados o deambulando por espacios públicos sin la supervisión presencial” de su cuidador. “Ya no estará permitido que la gente deje a su perro en la puerta del supermercado”, señala Sergio García Torres, director general de Derechos de los Animales. La sanción, leve, puede oscilar entre los 500 y los 10.000 euros, y depende de ayuntamientos y comunidades autónomas. Nuria Menéndez de Llano, directora del Observatorio de Justicia y Defensa Animal, señala: “Dejar un animal atado un minuto para entrar a comprar el pan no supone ningún problema, pero dejarlo una hora al sol para entrar a un centro comercial sí, porque se puede deshidratar, puede haber riesgo de maltrato o de que lo ataque otro perro”.

Ningún can podrá estar solo más de 24 horas

La norma sanciona dejar a un can solo y sin supervisión más de 24 horas, y tres días si se trata de cualquier otra mascota. Se prohíbe además tener a perros y gatos de forma habitual “en terrazas, balcones, azoteas, trasteros, sótanos, patios y similares o vehículos” o atados de manera permanente. “Dejar un perro en un coche en verano es una grave irresponsabilidad, en cinco minutos la temperatura puede subir muchísimo y le puede afectar”, explica Menéndez de Llano. Esta abogada especialista en derecho animal señala que este tipo de situaciones se podrán ahora denunciar a la Policía Local, Nacional, Seprona o a través de la app Alertcops. Las sanciones, en su caso, las deben imponer las autoridades autonómicas responsables.

Un perro atado en la puerta de un supermercado en Manzanares el Real (Madrid), en una imagen de archivo.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Suscríbete

A la espera del seguro para perros

Una de las novedades que permanecen a la espera es el seguro obligatorio de responsabilidad civil para canes. “No entra en vigor hasta que no se apruebe el reglamento, porque el articulado plantea que hay que desarrollar la cuantía de responsabilidad civil”, señala García Torres. De hecho, el Ministerio de Derechos Sociales mandó hace unos días una nota informativa para avisar de ello; el departamento espera que el reglamento pueda aprobarse antes de final de año, ya que está prácticamente redactado, aunque para eso tiene que formarse Gobierno. Se estudia que el seguro cubra unos 100.000 euros de responsabilidad civil, algo que ya está incluido en la mayoría de las pólizas de hogar. Según fuentes del sector, un seguro específico con estas características puede oscilar entre los 20 y los 50 euros anuales. Esa cantidad aumenta para los perros potencialmente peligrosos, que ya estaban obligados a asegurarse. Además, Madrid y País Vasco ya exigen esta medida para todos los perros.

Futuro curso para dueños de mascotas

La ley incluye un curso de conocimientos mínimos para todos los dueños de mascotas (de perros a periquitos), pero deberá esperar a la publicación del reglamento. “Serán unos contenidos muy sencillos y accesibles para todo el mundo, adaptados a cada animal. Pero para que funcione antes tenemos que poner en marcha una plataforma online gratuita”, dice García Torres. Consistirá en ver una serie de diapositivas e infografías, y varios textos de información y después contestar unas sencillas preguntas tipo test, de cara a valorar que se conocen las cuestiones mínimas para la tenencia de un animal de compañía. También se podrá rellenar en los establecimientos que colaboren —como asociaciones o veterinarios—, aunque también está por concretar. Si una pareja tiene una mascota, solo será obligatorio para una persona. Cuando esté en vigor, en unos meses, será requisito imprescindible para comprar o adoptar cualquier animal.

Se mantienen los perros peligrosos

José Miguel Doval, presidente de la Real Sociedad Canina de España (RSCE), explica: “La norma pretendía acabar con el listado de perros potencialmente peligrosos, que incluye ocho razas, pero en el último momento de la tramitación parlamentaria se mantuvo. Ahora se los llama perros de manejo especial”. Este tipo de animales deben ir siempre con bozal —incluso en parques caninos— y con correa corta, además de que sus propietarios deben contar ya con un seguro y una licencia —para la que es necesario no tener antecedentes—. “Se deja abierta la posibilidad de que el futuro reglamento permita que estos perros pasen un test de sociabilidad para que pasen a ser de manejo normal”, apunta Doval. La RSCE ya hace este tipo de exámenes —que han pasado unos 4.000 canes—, que incluyen pruebas como llamar al perro suelto y que acuda, que se deje poner el bozal para subir y bajar del coche, o que sea capaz de estar quieto dos minutos al lado de otros canes.

Deberá esterilizar a su gato

Desde el viernes, será obligatorio “identificar mediante microchip y proceder a la esterilización quirúrgica de todos los gatos antes de los seis meses de edad”. Eso ya ocurre con todos los felinos que proceden de una protectora y muchas comunidades lo han regulado, pero ahora se extiende a todos los ejemplares. Quien no quiera castrar a su animal debe inscribirse en el Registro de Criadores de Animales de Compañía. Sin embargo, este registro —como los otros cuatro incluidos en la ley— no entrará en vigor hasta que haya reglamento, con lo que será complicado aplicar por ahora sanciones por este motivo. Derechos de los Animales hará campañas de concienciación para que se cumpla. “La finalidad no es punitiva, sino informativa”, dicen. Tanto esta medida como los registros buscan acabar con el abandono. “España es el país de Europa donde más animales se abandonan, unos 800 al día. En las protectoras tenemos unos 400.000 animales —un 75%, perros—. Hay que acabar con esta lacra”, dice José Luis Macías, presidente de Iberanimal. Los veterinarios critican que el control de esta medida recaerá sobre ellos, que no son autoridad sanitaria.

Nueva gestión de las colonias felinas

A partir de ahora, los ayuntamientos serán los encargados de gestionar sus colonias felinas, es decir, los gatos que viven libres en las calles. La norma impone el método CER (captura, esterilización y retorno), que supondrá capturar a esos felinos, identificarlos con microchip y volverlos a soltar. Derechos Sociales aporta fondos públicos para ello: este año, casi dos millones que se han destinado a cerca de un millar de consistorios. Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria, apunta: “Va a ser un aspecto difícil de cumplir, son animales que no están socializados y no es fácil capturarlos y esterilizarlos. Nos preocupa que estén controladas, porque pueden ser un problema de salud pública. Además, hay pocos veterinarios municipales, unos 200 en toda España”. Los biólogos también critican que las colonias felinas son un problema para la biodiversidad, aunque la norma contempla que, si hay peligro, se puedan trasladar a otro lugar.

Qué animales no se podrán tener como mascotas

Este es uno de los aspectos que más bulos ha generado. La mayoría de los animales domésticos podrán seguir siendo mascotas: perros, gatos, hurones, hámsteres, periquitos, canarios, tortugas… Se dejan fuera los animales peligrosos o venenosos, mamíferos silvestres de más de cinco kilos y reptiles (excepto tortugas) de más de dos kilos, como grandes serpientes o iguanas. Si alguna persona cuenta con uno de ellos, se lo deberá comunicar a la comunidad autónoma. “Se desarrollarán criterios para garantizar que esos animales estén en buen estado, y asegurar que no se van a criar y comercializar. No se requisarán salvo que sean un peligro para la sociedad, como un tigre o una cobra”, apunta García Torres.

Más adelante habrá un listado positivo con los animales que se podrán comprar o adoptar en España, aunque habrá un periodo transitorio. Con ello se busca reducir las especies invasoras. Santiago de Andrés, de la patronal Anfaac, pide que el futuro listado positivo “sea amplio, dada la gran variedad de situaciones y necesidades de nuestra sociedad”. Anfaac calcula que hay unos 30 millones de mascotas en España, entre ellos 9,3 millones de perros, y 5,8 millones de gatos, además de reptiles, peces y pequeños mamíferos.

En un año, las tiendas no venderán perros ni gatos

Un año después de la entrada en vigor de la normativa —en septiembre de 2024—, las tiendas de animales ya no podrán vender perros ni gatos, algo que solo podrán hacer los criadores registrados (aunque el registro todavía no está en marcha). Eso ya era así en Madrid. Desde el viernes ya no podrán venderse perros menores de cuatro meses en ellas. “Es una prohibición de facto, la mayoría de los perros que se venden son más jóvenes. Hay unas 5.500 tiendas que venden mascotas, alimentos y accesorios, un mercado de 4.000 millones al año. Calculamos que unas 400 tendrán que cerrar”, dice Adolfo Santaolalla, de la patronal sectorial Aedpac.

Sacrificio cero en los refugios de animales

La norma incluye la prohibición de sacrificar animales en refugios de animales y perreras municipales. “Era algo que ya casi no se hacía, casi anecdótico, pero está bien que lo recoja la ley, porque sí que hemos denunciado alguna gestión municipal en este sentido”, apunta Macías, de Iberanimal. Mientras, las tiendas de animales podrán exhibir perros y gatos para su adopción, aunque no podrán dormir ahí. “Muchas protectoras tenemos acuerdos para hacer jornadas de adopción en comercios”, añade Macías.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *