sábado, mayo 25

MotoGP: Marc Márquez reduce la brecha: “Si me hubiera creído las expectativas, habría entrado en pánico” | Motociclismo | Deportes

Marc Márquez vuelve a casa esta noche con los deberes hechos y satisfecho con el paso al frente dado después de las tres jornadas de test con la Ducati del Team Gresini en Malasia. El ocho veces campeón del mundo, que ha ido de menos a más en estos primeros días de adaptación a su nueva máquina, termina el primer fogueo real con el resto de la parrilla con el sexto mejor tiempo y uno de los mejores ritmos en la simulación de carrera corta que han realizado la mayoría de pilotos este jueves en el circuito de Sepang.

“Marcho satisfecho del test. La progresión ha sido positiva y no me he estancado. Siempre hemos dado pasos hacia adelante, ninguno hacia atrás”, ha comentado el piloto de Cervera, de 31 años, antes de tomar el vuelo de regreso a Madrid. A pesar de las enormes expectativas generadas con su salto de la indomable Honda a la campeona Ducati, él siempre ha mantenido los pies en el suelo y ha buscado un mismo objetivo en su fuero interno: volver a sonreír y divertirse encima de la moto. “Si me hubiera creído las expectativas, habría entrado en pánico el primer o el segundo día. Tengo muy claro mi objetivo para este año, lo que estoy buscando. Quiero disfrutar en el garaje y en la pista. Si estoy más arriba mejor, y si no, estaré centrado en lo mío y el resto llegará”, ha asegurado.

A finales de noviembre pasado, tras sus primeras vueltas en Valencia con la Ducati GP23 que dominó de cabo a rabo el campeonato en manos de Pecco Bagnaia y Jorge Martín, al catalán ya se le escapó una sonrisa de oreja a oreja cuando volvió al garaje y cruzó la mirada con Frankie Carchedi, su nuevo jefe técnico. Márquez dice sentirse contento e ilusionado con el ambiente de trabajo dentro del garaje, donde todavía se le hace raro no estar junto a Santi Hernández y el resto de integrantes que le acompañaron a lo largo de sus 11 años en Honda. “Aquí conocen la moto bien, sus secretos, y eso ayuda a un piloto novato como es mi caso”, ha apuntado. “Han sido tres días realmente buenos. Hemos podido probar muchas cosas distintas y conseguir información muy valiosa”, ha agregado el ingeniero.

Márquez ha sido uno de los pilotos que más vueltas ha dado en las tres jornadas de pruebas, con un total de 154 vueltas. El primer día estuvo marcado por una concatenación de fallos técnicos en la moto, pero el segundo y el tercero han ido como la seda. A nivel de ritmo, Marc ya está muy por encima de su última experiencia con la Honda en el mismo trazado, y este jueves también ha logrado soltarse algo más en el intento de vuelta rápida, todavía lejos de los tiempos del campeón y subcampeón el año pasado. Bagnaia ha destrozado su propio récord de la pista con un 1:56.682, ha batido su ‘pole’ de 2023 en más de un segundo y le ha levantado la liebre a Martín. Otros dos pilotos bajaron de la barrera del 1:57, lo nunca visto en el trazado malayo. “Martín, Bagnaia, Bastianini y mi hermano Alex, veremos si podemos llegar a ellos”, destaca el de Gresini, muy consciente de quiénes marcan ahora mismo la referencia.

Todavía rígido encima de la moto, desaprendiendo sus 11 años encima la Honda y todos sus vicios asociados, Márquez reconoce que tiene mucho margen de mejora. Su gran preocupación es que en un gran premio no habrá un centenar de vueltas para dar en el clavo, sino que en apenas 20 por la mañana y otras 20 por la tarde deberá conseguir encontrar el límite y atacar el crono. Con los japoneses necesitaba dos salidas a pista el viernes y ya lo tenía, con los italianos está todavía lejos. “Lo dije y lo mantengo: esto costará. Vamos a pelearlo, pero no es subirse a la moto y ganar”, remata.

En líneas generales, los test han demostrado una vez más el imparable trabajo de mejora de los ingenieros, que han convertido estas motos en auténticos aviones, con alas gigantes por todos lados e innovaciones técnicas más propias de la NASA. Aunque las marcas japonesas han dado un paso al frente notable, la progresión de los prototipos europeos vuelve a situar a las Ducati como principal referencia. Aprilia y KTM, eso sí, prometen dar guerra y poner en duda el dominio de la fábrica de Bolonia.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *