sábado, mayo 25

Red Bull pierde a su gurú: Adrian Newey se va a final de temporada | Fórmula 1 | Deportes

El conflicto interno que parte a Red Bull en dos tendrá una de las peores consecuencias imaginables para la escudería que actualmente domina el Mundial de Fórmula 1: Adrian Newey, su director técnico, uno de los principales artífices de los siete títulos que posee el equipo energético, abandonará su puesto a final de esta temporada, un año antes de que expire su contrato. Así lo adelantó este jueves Auto Motor und Sport, una publicación alemana especializada en el campeonato. A la espera de que Red Bull comunique oficialmente la salida del británico, no está claro cuáles serán los próximos pasos de Newey, que ya ha cumplido los 65 años y que tiene multitud de novias en el paddock. Una de las más recientes es Aston Martin, que hace un par de meses le presentó una oferta millonaria y le ofreció una vía de escape para que pudiera salir del galimatías que impera en la formación de Milton Keynes (Gran Bretaña). Tampoco sería de extrañar que Ferrari intentara reclutarle para redoblar la ofensiva que liderará Lewis Hamilton.

Mientras el foco de interés se centró en todo momento en un hipotético portazo de Verstappen a Red Bull, la marcha de Newey puede significar una grieta que cada vez se haga más grande, sobre todo en un momento de máxima tensión en un equipo dividido en dos facciones claramente marcadas. El caso de las acusaciones de abuso de poder vertidas sobre Christian Horner, el director de la estructura, por parte de una empleada, puso de manifiesto el mal rollo que se instaló en un garaje enfrentado en dos bandos. A un lado se encuentra Helmut Marko, uno de los principales ejecutivos de la división de F1, que cuenta con la complicidad de Verstappen, y en el otro está Horner, que tiene el apoyo de la parte tailandesa de la compañía de bebidas.

Newey se habría sentido incómodo en medio del clima de crispación que se respira en estos momentos en Red Bull, hasta el extremo de haber informado a la cúpula de su intención de no seguir con sus funciones una vez concluya el presente ejercicio. Habrá que ver, en cualquier caso, qué consecuencias puede tener esta maniobra en el futuro de Verstappen, pretendido por Mercedes a pesar de tener un contrato firmado hasta 2028.

Antes de recalar en Red Bull, en 2006, los trazos del técnico de Colchester (Gran Bretaña) fueron determinantes para que Damon Hill se proclamara campeón del mundo con Williams en 1996. Posteriormente fichó por McLaren, donde ‘hizo’ bicampeón a Mika Hakkinen (1998 y 1999).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *