sábado, mayo 25

Trabajo ultima un pacto para reformar el subsidio de paro que permitirá compatibilizar la ayuda con el empleo | Economía

Los responsables del Ministerio de Trabajo han trasladado este lunes a sindicatos y patronal un nuevo borrador de anteproyecto de ley para reformar el subsidio por desempleo, después de que el Congreso de los Diputados impidiera aprobar el nuevo diseño de estas ayudas a los parados por el rechazo de la oposición y de Podemos. Esta última formación era firmemente contraria a un recorte en la base de cotización de los beneficiarios mayores de 52 años, tal y como venía recogido en la norma del Gobierno, lo que les llevó a tumbar la reforma. En el texto facilitado ahora a los interlocutores sociales, entre otros asuntos, el Ejecutivo precisa que mantendrá en el 125% la base de cotización del colectivo de mayores de 52 años, como exigían la formación que encabeza Ione Belarra y los sindicatos, que también han peleado en los últimos meses por ello. Esta reforma es de gran importancia para el Ejecutivo porque de su consecución depende parte del cuarto pago de los fondos europeos Next Generation. Bruselas dio al Gobierno hasta antes de junio para hacer los cambios necesarios.

El mantenimiento de las bases de cotización de los mayores de 52 años y otras cuestiones han supuesto un claro avance hacia el acuerdo. Sin embargo, este aún está pendiente de una nueva redacción por parte de Trabajo que recoja algunas precisiones aportadas por sindicatos y patronal, cuya entrega a los negociadores podría producirse a lo largo de lo que resta de día, aunque la respuesta no se espera hasta este martes. Si el texto que reciben los sindicatos (la patronal aún no se ha manifestado) recogiera sus últimas demandas, los dirigentes sindicales han dicho que “estarían en disposición de hablar de un acuerdo”, según las palabras del responsable de Pensiones y Protección Social de CC OO, Carlos Bravo. Si bien ha matizado que posteriormente los órganos de dirección de ambas centrales tendrían que avalar dicho pacto. Asimismo, la representante de UGT, Cristina Estévez, ha asegurado que su sindicato, aunque valorará el conjunto de las medidas para cerrar un acuerdo, seguirá batallando por mejoras que no estén incluidas en el anteproyecto que vaya al Congreso.

El nuevo borrador recoge también la compatibilidad del cobro del subsidio de desempleo y de un salario durante un máximo de 180 días, de forma que esta prestación asistencial sea un apoyo al empleo, indican fuentes de la negociación. Pero además, la propuesta del Gobierno incluye una novedad que ha avanzado la propia vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a primera hora de este lunes: habrá una fórmula más amplia de compatibilidad que no será solo la que permita cobrar a la vez el subsidio de paro y un empleo sino que también se podrá compatibilizar la prestación contributiva con un trabajo a partir del año de cobro. Así lo ha sugerido el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, quien ha preferido no dar más detalles de dicha “fórmula especial para la protección de los parados de larga duración” hasta que no reciba el visto bueno de los interlocutores sociales. Díaz ha anunciado también un nuevo subsidio específico para víctimas de violencia machista.

La legislación actual ya permite compatibilizar la prestación contributiva o el subsidio por desempleo solo con un trabajo a tiempo parcial y con el trabajo autónomo. Y solo si se es mayor de 52 años y se cobra un subsidio se puede simultanear la ayuda con un contrato a tiempo completo indefinido o temporal, siempre que la duración sea superior a 3 meses.

Igualmente, tal y como ya habían negociado los sindicatos con Trabajo, se eliminará la parcialidad en la cuantía del subsidio, por lo que los beneficiarios cobrarán el 100% independientemente de que se hubiera tenido un contrato parcial o a tiempo completo. Y se introduce como causa de suspensión del subsidio que los trabajadores fijos discontinuos sean llamados a reiniciar su actividad y no se reincorporen a su puesto de trabajo, salvo causa justificada.

Otra de las novedades acordadas este lunes es que los 122.000 beneficiarios del subsidio de desempleo que el Gobierno quería derivar al ingreso mínimo vital (IMV) agotarán dichos subsidios antes de pasar a recibir esta última ayuda. Y habrá dos colectivos que mantengan el subsidio sin pasar al IMV: las mujeres víctimas de violencia de género y los emigrantes retornados.

Asimismo, el nuevo anteproyecto de ley mantiene cuestiones ya recogidas en el texto que no salió adelante en el Parlamento, como la mejora de las cuantías (será del 95% del Iprem durante los primeros 180 días; del 90% entre los 181 y 360 días siguientes; y del 80% a partir del día 361 de cobro); y la supresión del plazo de espera de un mes desde la fecha del agotamiento de la prestación contributiva para poder cobrar el subsidio. Conserva también la ampliación de colectivos que cobrarán esta ayuda, entre los que los representantes sindicales han destacado los eventuales agrarios y los menores de 45 años sin responsabilidades familiares. A estos se les reconocerá su derecho al subsidio por desempleo, eliminando las restricciones anteriores referentes a la duración de la prestación contributiva y al cómputo recíproco de los periodos de ocupación cotizada como eventual agrario para el acceso al subsidio por desempleo por cotizaciones insuficientes, explican fuentes sindicales.

No obstante, CC OO y UGT han indicado que la nueva redacción de la norma debe recoger algunas precisiones más. Entre las ausencias que más critican los sindicatos figura que el Gobierno siga utilizando el Iprem como indicador de referencia para los subsidios, con cuantías tan escasas que no solo han perdido cualquier referencia del salario mínimo interprofesional, sino que se ha visto superado también por el ingreso mínimo vital. Por ello, UGT ha solicitado su sustitución, como ha ocurrido en la pensiones mínimas y no contributivas, por el índice de pobreza, y en todo caso su actualización de manera significativa mientras se produce la sustitución. Y algo parecido defiende CC OO, que también admitiría una mejora del Iprem tal y como está diseñado.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *