domingo, mayo 26

Tres jugadoras de la selección corroboran ante el juez las presiones a Hermoso tras el beso de Rubiales | Deportes

Las jugadoras de la selección española de fútbol han tomado la palabra en la Audiencia Nacional por el caso Rubiales. Este lunes, tres compañeras de Jennifer Hermoso (Alexia Putellas, Irene Paredes y Misa Rodríguez) han respaldado la versión de la jugadora del Pachuca mexicano —quien aún no ha declarado en la instrucción—. Según fuentes jurídicas, las tres han corroborado aquellos extremos de la querella de la Fiscalía que les atañe, durante su declaración como testigos en la causa abierta por el juez Francisco de Jorge, que mantiene imputado a Luis Rubiales, expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), por el beso que dio a Hermoso durante la celebración de la victoria del Mundial, así como por las supuestas presiones posteriores para que la deportista avalara en público la versión del exdirectivo.

Los interrogatorios se han sucedido en dos escenarios distintos. Misa Rodríguez, portera del Real Madrid, ha acudido en persona a la Audiencia Nacional. Alexia Putellas e Irene Paredes, jugadoras del F. C. Barcelona, han comparecido ante el magistrado por videoconferencia desde la Ciudad de la Justicia de la capital catalana. Ninguna de las tres ha hecho declaraciones a la prensa: ni a la salida ni a la entrada a los juzgados.

Su testimonio ha generado una enorme expectación. Putellas, Paredes y Rodríguez compartieron las horas siguientes al beso, y hablaron con la afectada. De hecho, la primera seguía a Hermoso en la fila para recibir la medalla de ganadoras del campeonato, momento en el que se produjo el incidente. Putellas y Rodríguez también viajaron con Hermoso a Ibiza, donde las mundialistas celebraron la victoria y adonde supuestamente se desplazaron varios trabajadores de la RFEF para intentar coaccionar a la jugadora y que saliera en público a defender al presidente. Precisamente, según fuentes jurídicas, este episodio se ha abordado durante las citaciones de este lunes, así como los intentos de que Hermoso respaldara en un comunicado la actuación de Rubiales, donde se incluyeron supuestas declaraciones de la futbolista.

El magistrado De Jorge mantiene abierta actualmente la causa por dos delitos: uno de agresión sexual atribuido a Rubiales (por el beso no consentido); y otro de coacciones, achacable al expresidente de la Federación y a los subordinados que lo ayudaron con las supuestas presiones a la jugadora y a su entorno para que ratificase en público la versión del directivo tras estallar el escándalo. El Código Penal castiga ambos delitos con penas de cárcel, aunque también contempla la posibilidad de que solo se imponga una multa.

Ronda de declaraciones

La instrucción del caso Rubiales avanza a toda velocidad. Tras escuchar a Rubiales el 15 de septiembre, el juez De Jorge emprendió una ronda de declaraciones de testigos, que ha ampliado posteriormente a medida que han irrumpido nuevos indicios en la causa —lo que ha llevado, incluso, a citar a tres nuevas personas como imputadas: Jorge Vilda, extécnico del combinado nacional femenino; Rubén Rivera, responsable de marketing de la RFEF; y Albert Luque, director de la selección, que tienen pendiente comparecer ante el magistrado—.

Esta fase de interrogatorios fue inaugurada la pasada semana por un hermano y una amiga de Hermoso, que insistieron en que la deportista recibió presiones tras el beso “no consentido” de Rubiales. A ellos, les siguió la jefa de prensa de la selección femenina de fútbol, Patricia Pérez, que ratificó la existencia de maniobras en la federación para que la jugadora respaldara la versión del entonces presidente. También compareció ya Miguel García Caba, quien fuera director del área de Integridad y vicesecretario general de la RFEF, destituido en septiembre.

Misa Rodríguez, a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional, en Madrid.Javier Lizon (EFE)

Los interrogatorios se han retomado este lunes con Alexia Putellas, Irene Paredes y Misa Rodríguez. Y, según el calendario fijado por el Juzgado Central de Instrucción 1, proseguirán el día 10 con las declaraciones de Jorge Vilda y Rubén Rivera, citados como imputados. A su vez, para el día 16, se ha llamado como investigado a Albert Luque. El día 20, está prevista la comparecencia como testigo de Luis de la Fuente, entrenador de la selección masculina de fútbol. Y, entre ese día y el 27, se espera que testifiquen igualmente el destituido director de comunicación de la RFEF, Pablo García-Cuervo, y su segundo, Enrique Yunta; así como el psicólogo de la selección femenina, Javier López Vallejo; el que fuera director de gabinete de Rubiales, José María Timón; y el responsable de compliance [buenas prácticas] de la federación, Javier Pujol.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *